Mikel Landa no perdió la ocasión de inscribir su nombre en el Picón Blanco, el puerto inédito que servía de final en alto para la etapa reina de una Vuelta a Burgos que domina con autoridad. Con el golpe de pedal que mantiene del Tour y que exhibió en San Sebastián, el vasco dio muestras de su fortaleza en la última ascensión, donde sólo David de la Cruz pudo amenazar su triunfo. Sin embargo, en un último kilómetro muy duro, Landa le soltó de rueda para entrar en solitario y salir más líder de la carrera.

El Picón Blanco no sólo sirvió para comprobar la superioridad de Landa, sino también para ver en acción a otros jóvenes valores del pelotón nacional que deben acompañarle al ciclista de Murgia (27 años) en el presumible relevo del ciclismo español. Cuando el Sky (con Elissonde, Moscon, Kennaugh…) hizo la selección, dos Quick Step como Enric Mas (21 años) y David De la Cruz (28) aguantaron, junto al Caja Rural (que correrá en el Movistar en 2018) Jaime Rosón (24) y otro ciclista del que se espera mucho, aunque está teniendo mala suerte con las lesiones, el colombiano Miguel Ángel López (23).

Continuar leyendo »

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Las cookies se encuentran bloqueadas. Si no las aceptas, no podrás ver algunos de los contenidos de esta web. Más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar