La etapa, que saldrá de la Casa de la Madera del Comunero de Revenga, contará con un total de siete dificultades montañosas

Las Lagunas de Neila volverán a decidir quién será el vencedor final de la XXXVII Vuelta a Burgos que se disputará del 4 al 8 de agosto sobre un total de cinco etapas, una de ellas en formato de Contrarreloj por Equipos. La Casa de la Madera del Comunero de Revenga volverá a ser testigo de excepción de una salida ya clásica para una etapa que discurrirá por la Comarca de Pinares y que hará una incursión en el la vecina provincia de Soria.

La Diputación de Burgos, entidad organizadora de la prueba a a través del Instituto para el Deporte y la Juventud (IDJ), ha querido dar continuidad no solo a la ascensión a Las Lagunas de Neila sino también al conjunto de una etapa que ya es, por méritos propios, la etapa reina de la ronda burgalesa.

Así, en sus 170 kilómetros de recorrido, los ciclistas deberán hacer frente a un trazado de continuas subidas y bajadas, a un final de alta montaña con llegada en un puerto de Categoría Especial y, por si fuera poco, a un perfil que contempla la ascensión de hasta siete puertos de montaña: 1 de Tercera Categoría, 4 de Segunda y 1 de Primera.

El Alto del Cargadero (2ª Cat.), primera dificultad montañosa de la jornada, llegará en el kilómetro 52 de etapa. En el Km.75 se ascenderá el Alto de Collado de Vilviestre (3ª Cat.). A partir de ese punto kilómetro los supervivientes del pelotón afrontarán un recorrido rompepiernas antes de afrontar los últimos 56 kilómetros de etapa.

Será entonces cuando llegue el recorrido más exigente de la Vuelta a Burgos, en el que los favoritos tendrán que echar el resto si quieren coronarse en lo más alto de Las Lagunas (Categoría Especial). En los últimos 56 kilómetros se afrontará la segunda ascensión al Alto del Cargadero (2ª Cat.). A falta de 38 kilómetros se subirá por vez primera el Alto de Collado, que se volverá a subir a 11 kilómetros de meta. Entre medias, el Alto de Pasil de Rozavientos (1ª Cat.) situado a 30 kilómetros del final.

Una de las principales atracciones de estos últimos kilómetros es la posibilidad que se le brinda al aficionado de ver un doble paso del pelotón por estos altos puntuables. Consiguiendo así un gran ambiente ciclista en las rampas previas a la ascensión definitiva con una importante presencia de aficionados.

La selectiva llegada, lo exigente del recorrido, lo pintoresco de la salida y privilegiado entorno de pinares y montañas que cubre todo el recorrido son argumentos más que de peso como para que desde la organización de la prueba se siga apostando, por cuarto año consecutivo, por mantener la misma etapa que en las ediciones de 2012, 2013 y 2014. Desde el año 1981 las Lagunas de Neila han sido final de etapa en 30 ocasiones.

En esta etapa, la Diputación de Burgos pondrá el énfasis promocional en la Comarca de Pinares, en su potencial como destino turístico natural y en las posibilidades que la industria maderera de Burgos y Soria comparten en este territorio.

A la confirmación de la etapa reina hay que añadir la disputa de una Contrarreloj por Equipos en Burgos capital y un final inédito en el Albergue Valle del Sol de Pineda de la Sierra, como principales hitos del recorrido de la XXXVII Vuelta a Burgos sobre el que todavía se trabaja.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Las cookies se encuentran bloqueadas. Si no las aceptas, no podrás ver algunos de los contenidos de esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar