El italiano Matteo Pelucchi se ha adjudicado al sprint la segunda etapa de la Vuelta a Burgos. El corredor del IAM Cycling se ha impuesto en la llegada masiva de Villadiego tras una jornada de transición previa a la ascensión a Las Lagunas de Neila, con escapada consentida y controlada por el equipo del líder, el Movistar.

La etapa respondió al guión previsto; trazado más o menos largo, escapada consentida de inicio, el equipo del líder, Juanjo Lobato, tirando del gran grupo y llegada masiva para el pelotón, en este caso en Villadiego. Fue el IAM Cycling quien más ayudó a que la fuga no llegara a buen puerto y obtuvo el premio de manos de Pelucchi.

Desde el mismo corte de cinta comenzó la batalla, buscando los equipos con menos recursos entrar en la escapada en busca de su día de gloria, siempre con el permiso del pelotón. Tras varios intentos cuajó una con seis hombres que fue la que protagonizó el día, en la que de nuevo estaba un hombre del Burgos BH, en esta ocasión Pablo Torres, y otra vez el italiano Mirko Tedeschi (Neri Sottoli), quien tras vestirse el miércoles de rojo buscó mantener el maillot de la montaña para coronar con él puesto en Las Lagunas. Junto a ellos, Francisco Javier Aramendia (Caja Rural), quien también lo intentó el miércoles en el Castillo; Adrien Niyonshuti (MTN-Qhubeka), Sergei Pomoshinikov (Rusvelo) y Jon Larrinaga (Euskadi).

El entendimiento entre los fugados fue bueno, pero el pelotón, con el Movistar al frente, tenía de nuevo las de ganar. No hubo concesiones y la ventaja no superó en ningún momento los 2 minutos, garantizándose el equipo de Juanjo Lobato que la anularía cuando llegara el momento.

Ese momento llegó a falta de 30 kilómetros para meta, cuando se acrecentó el ritmo en el grupo de los favoritos. Y cuando los escapados desistieron y entregaron la cuchara al verse por debajo del minuto de ventaja. Solo Aramendia se resistió a su suerte y probó fortuna en solitario, aunque su aventura no duró más de una decena de kilómetros.

A menos de 10 a meta Javier Aramendia fue absorbido finalmente por el pelotón y los equipos con especialistas en llegadas trabajaron para colocar a sus aspirantes. El Team Movistar, pese a tener un hombre rápido como Lobato, desapareció de las primeras unidades y fueron el Ag2r, el Team Giant-Shimano y el IAM Cycling los más activos. El burgalés Carlos Barbero (Euskadi) también buscó sus opciones, aunque sin suerte.

Finalmente fue Matteo Pelucchi, ciclista italiano del IAM quien mejor encaró la llegada y entró en la línea de meta por delante de sus rivales, con unos valiosos metros para disfrutar de su éxito, segundo de la temporada tras su victoria parcial en la Tirreno-Adriático. El Giant-Shimano se quedó con la miel en los labios, ya que sus esprinters, el holandés Steven Lammertink y el francés Thomas Damuseau, fueron segundo y tercero, respectivamente. Precisamente Damuseau había estado cerca de los mejores también en el Castillo. Barbero fue undécimo.

En la general no hubo cambios y Lobato llegará de morado a Neila, aunque claramente con la misión de ayudar a su jefe de filas, Nairo Quintana. El resto de favoritos no sufrieron contratiempos.

La tercera etapa, la reina y posiblemente más decisiva de la ronda castellana, se disputa en la jornada de mañana con salida en el Comunero de Revenga y llegada el alto en Las Lagunas de Neila tras 170 kilómetros.

Fuente: Diario de Burgos.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Las cookies se encuentran bloqueadas. Si no las aceptas, no podrás ver algunos de los contenidos de esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar