La tercera etapa de la 43ª Vuelta a Burgos (3-7 agosto), considerada por muchos como etapa reina de la prueba con permiso de la última que finalizará en lo alto de las Lagunas de Neila, contempla la ascensión de hasta tres puertos de Tercera Categoría antes de afrontar la ascensión al Picón Blanco, puerto de Categoría Especial. El Instituto provincial para el Deporte y la Juventud (IDJ) de la Diputación de Burgos, entidad organizadora de la prueba, ha decidido este año variar el desenlace final de esta tercera etapa y, en lugar de finalizar en lo alto del Picón Blanco, ha fijado la meta en la localidad de Espinosa de los Monteros.

Así, los últimos kilómetros se presentan aún más interesantes para el aficionado ya que los favoritos para el triunfo final deberán afrontar la ascensión y además saber gestionar la posible ventaja en un descenso inédito.

Tras el corte de cinta en Busto de Bureba, los 30 primeros kilómetros de etapa transcurrirán por localidades como Quintanaélez, La Parte de Bureba, Pino de Bureba, Oña y Penches, desde donde se ascenderá la primera dificultad montañosa del día: el Alto de Barcina (Tercera Categoría), en Barcina de los Montes. Desde allí, el pelotón rodará por La Aldea, Ranera, Tobera, Frías, Santocildes, Palazuelos de Cuesta-Urría, Trespaderne y Cereceda, en donde comenzará la ascensión al Alto de Cereceda, también de Tercera Categoría, en el kilómetro 71 de etapa.

A 44 kilómetros de la línea de meta estará ubicado el último puerto de Tercera Categoría, el Alto de Retuerta. Antes, los ciclistas recorrerán poblaciones como Condado de Valdivielso, Santa Olalla de Valdivielso, Valdenoceda, Incinillas, Bisjueces, El Vado, Medina de Pomar, Cigënza, Tubilla, Escanduso, Escaño, Brizuela, Puntedey, Quintanilla Valdebodres, Cogullos y Ahedo de Linares. En este punto, a 40 kilómetros de meta, los favoritos para el triunfo final de la carrera tendrán que asegurarse las primeras posiciones para evitar sospresas en el inicio de la asensión al Picón Blanco.

Los siguientes pasos de carrera serán Cueva, Villabascones, Quisicido, Quintanilla del Rebollar, Barcenillas de Cerezos y Espinosa de los Monteros, en donde comenzará el plato fuerte del día con la ascensión al Picón Blanco, un puerto de 1.495 metros de altitud y 8 kilómetros al 9,2% de desnivel medio. Una ascensión muy tendida en la que los ciclistas se encontrarán, en tramos muy concretos dentro de los últimos 3 kilómetros, con desniveles del 11%, del 13% y hasta del 14%.

Desde este punto, 17 kilómetros a meta, la situación de carrera será ya inédita para todos, al tener que afrontar el descenso del Picón Blanco para, tras pasar por Bárcenas, a dos kilómetros de meta, finalizar el en centro urbano de la localidad de Espinosa de los Monteros.

Ganadores en Picón Blanco

El corredor belga del Deceuninck-Quick Step, Remco Evenepoel, seguirá siendo el último vencedor en lo alto del Picón Blanco, ya que este año la etapa no finalizará en la cima sino en Espinosa de los Monteros. Ivan Ramiso Sosa (Team Ineos) ganó en 2019. Miguel Ángel ‘Supermán’ López en 2018. Mikel Landa fue el primer corredor en ganar en Picón Blanco en 2017.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Las cookies se encuentran bloqueadas. Si no las aceptas, no podrás ver algunos de los contenidos de esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar