El italiano del Cannondale cerró en el sprint al líder de la prueba, el francés Roux, del FDJ. Ponzi fue tercero tras el trabajo de Nibali y el Astana.

La primera vez que la Vuelta a Burgos llegaba al Monasterio de Silos (había sido salida), la prueba tuvo un desenlace polémico. El italiano del Cannondale, Daniele Ratto, y el francés del FDJ y líder de la prueba, Anthony Roux, fueron los más rápidos en la llegada masiva. El italiano cruzó la línea de meta primero, pero ayudado por una maniobra peligrosa en la que cerró el hueco por donde esperaba sobrepasarle el francés. Tras la reclamación de la FDJ, los jueces decidieron darle el triunfo a Roux.

Fue la gran historia de la cuarta etapa, la única del recorrido que no contaba con una rampa final. Efren Carazo (Burgos BH), Ricardo García (Euskaltel Euskadi), Aritz Bagües (Euskadi) y Romain Hardy (Cofidis) protagonizaron la fuga del día, pero los equipos con hombres rápidos no dieron opción.

Al final, todas las escuadras quisieron dejar a sus hombres rápidos en buena posición, incluido el Astana, donde se pudo ver a Nibali trabajando para Ponzi. Pero los más rápidos fueron Ratto y Roux, que vivieron su duelo particular con polémico resultado.

Fuente: Diario AS.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Las cookies se encuentran bloqueadas. Si no las aceptas, no podrás ver algunos de los contenidos de esta web. Más información.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar